martes, 19 de mayo de 2015

Trabajar por tareas, ¿y eso qué es?

¿Qué es trabajar por tareas? 
Palabras que me vienen a la mente: producto y proceso.

¿Y la evaluación? 
También, pero menos. Al menos entendida como mil rúbricas en cursos tan inferiores (cuánto daño están haciendo las rúbricas mal utilizadas, cuánta inutilidad en un instrumento tan útil). Hay muchas maneras de "evaluar". A mi me gusta hablar con ellos, y hacerme la tonta y pegar la oreja cuando están trabajando en sus grupos.

¿Y la calificación?
Para el boletín. Tediosa y aburrida. 

Después de un año trabajando con los estándares, tengo claro dos cosas: que se han pasado siete pueblos con el número (78 en matemáticas, por ejemplo) y que me han sido muy útiles para programar y organizar por ejes temáticos el curso escolar. Para programar yo, no para meterlos con calzador en una programación ya hecha de una editorial cualquiera, ojo.

Los estándares, los indicadores (como se llamaban antes) o como quiera que se llamen en las próximas 10 leyes de educación: me gustan, me guían, me orientan... Los considero necesarios. 
Antes teníamos menos, muy abiertos e incongruentes en muchas ocasiones. Sin relación con los contenidos y presentados por ciclos (como algunas comunidades han mantenido).
Ahora tenemos muchos, bien organizados y tremendamente repetitivos y agobiantes, cerrados e intocables.

¿Sería posible un híbrido?


Volviendo a la primera pregunta, mi respuesta es que "justo lo que aquí abajo pongo es trabajar por tareas".

Todas las fotos que pongo en esta entrada son de hoy mismo, mientras construían su circuito de nombre que no recuerdo y charlaban entre ellos:

"Pon atención que las líneas tienen que ser paralelas"


Prueba la distancia y la fuerza que hay que aplicar a las fichas para que caigan.



"El diámetro de la circunferencia es de 6cm y medio"


Se preocupan por el diseño y los colores del laberinto. Dibujan bocetos y votan el mejor.


“Si el tubo mide 27cm, tenemos que buscar los números para averiguar cúanto mide cada trocito... pues 3"

¿Y ESTO CÓMO SE MIDE? ¿CÓMO MEDIMOS LAS COMPETENCIAS? 
¿PARA QUÉ SIRVE MEDIR ALGO QUE NO SE PUEDE MEDIR EXTERNAMENTE? 
¿ES NECESARIO MEDIRLO TODO? 




4 comentarios:

  1. Acabo de emocionarme de verdad.. :'(
    que buenisima entrada!!

    ResponderEliminar
  2. Todo de acuerdo contigo menos lo de los estándares, lo siento no me entran, no los veo, no me aportan, no puedo con ellos, me agobian, y además no me gusta la palabra estándar.

    ResponderEliminar
  3. Llámalos como quieras. Se llamaron de una manera, hoy se llaman estándares y mañana se llamarán de otra. No son malos, no es lo mismo "ser" malos que "estar" mal planteados. Siempre los entendí como una guía, como un ayuda. Y no, ahora tampoco me gustan porque me agobian y me atan en la mayoría de ocasiones, y eso no puede ser bueno. Pero es que antes tampoco me gustaban por incongruentes. A ver si me va a pasar como a ti... que tampoco me gustan y todavía no lo sé, jaja! Creo que tienen utilidad, al menos para los que programamos desde la nada, también para que a las editoriales no se les vaya la pinza con "el nivel" y esas mil pajas mentales que se montan. ;-)

    ResponderEliminar
  4. Pues ahora que lo dices, si estoy de acuerdo contigo,

    ResponderEliminar